La mariposa

La mariposa

–¡No aplastes la mariposa! –gritó ella con el arma aún humeante.

Él congeló la dura bota de cazador a un tris de aplastar al insecto iridiscente del tamaño de un plato.

Los dos vieron caer al brontosaurio y aplastar los helechos gigantescos. La cabeza perforada por el certero disparo aterrizó a su lado, pudieron ver como cerró sus antiguos ojos azules.

–Volvamos, que se cierra el portal –dijo el guía desde más adelante. Al regresar él y ella miraron a la mariposa inmóvil e intacta con cierto sentido de satisfacción.

La mariposa despertó. Voló por sobre el lago: estaba orgullosa de sus alas amarillas y negras. Bajo el sol de la primavera apenas recordaba el sueño donde estaba rodeada de altísima vegetación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.