2011, un año complejo

Este año dejé la empresa Fleming y Martolio donde trabajaba hasta mayo del 2011.  Comencé innúmeras actividades, algunas no dieron sus frutos.

Puse mucha energía en la Editora Digital que me dio varias satisfacciones y otros sitios más que serían difíciles de enumerar.

Fue un año plagado de sorpresas y novedades que termina en paz, con un 2012 lleno de promesas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.